Fórmula 1

Robert Kubica volvió a sentirse piloto de F1

El polaco deja muy buenas sensaciones en su primera experiencia con el Renault de esta temporada. Ha finalizado cuarto en la segunda jornada de test en Hungaroring que ha estado dominada por Sebastian Vettel.

El cielo es el límite. Una vez más Robert Kubica ha demostrado su afán de superación y tras siete años alejado de la Fórmula 1 – hace unas semanas rodó por primera vez con un monoplaza de hace unos años – ha vuelto al Gran Circo por la puerta grande. El polaco ha logrado el cuarto mejor crono en la segunda jornada de test post Gran Premio de Hungría.

Tras el grave accidente que sufrió en un rallye regional italiano en 2011, que casi le cuesta la vida y le dejó muy maltrecho su brazo derecho, el talentoso piloto polaco ha tenido hoy la oportunidad de probarse ante algunos de los pilotos oficiales de la Fórmula 1 como el líder del mundial, Sebastian Vettel.

Kubica ha sido uno de los que más ha rodado – 142 vueltas – en el circuito de Hungaroring al volante del Renault RS17 que suelen pilotar Nico Hulkenberg y Jolyon Palmer. Pese a que los cronos hay que tomarlos con ciertas precauciones, cada equipo lleva a cabo programas de pruebas diferentes, es más que destacable  que el ex piloto oficial de BMW-Sauber haya sido capaz de estar en la pomada.

El piloto de Renault ha acaparado todos los focos de una jornada de test que ha estado dominada por Vettel. El de Ferrari ha sido el más rápido seguido del sorprendente y jovencísimo Lando Norris, que con el McLaren-Honda ha terminado segundo demostrando su clase. Carlos Sainz ha rodado media jornada con su Toro Rosso y ha registrado el quinto mejor crono del día. 

F1