Al volante

Volkswagen Arteon Gran Turismo y más grande que un Passat

Ya está a la venta el nuevo Arteon, cuyo precio de salida es de 41.400 euros para la versión básica con motor diésel de 150 caballos. Además del acabado Arteon, hay dos más: Elegance y el más deportivo R-Line.

Esta pedazo de berlina con aspecto aerodinámico es muy grande y confortable, como hemos podido comprobar personalmente. Destaca la parrilla integrada con los faros Led, que son de serie. De hecho, será la nueva “cara” de los próximos Volkswagen.

Formas aerodinámicas y casi 4,9 metros de longitud caracterizan a la nueva berlina grande de VW. | Volkswagen

Por fuera mide casi 4,9 metros de longitud, y también es bastante ancho. Siempre más que un Passat. Es verdad que en tamaño y enfoque está por encima de este, pero se sitúa por debajo del Phideon, un modelo que Volkswagen desarrolló solo para el mercado chino. Ya se sabe que allí, “caballo grande”, es preferible.

El interior es de auténtico lujo. Tiene de todo y además es muy confortable. | Volkswagen

El interior del Arteon parece un auténtico salón. Es muy grande el habitáculo, tanto por anchura como por espacio para las piernas en las cinco plazas. Como el coche es muy largo, permite una gran distancia entre ejes (2,8 metros). Ahí es nada. Es muy cómodo, y aunque por atrás parece que la caída del techo límite la altura, nada de eso. A una persona de 1,90 metros de altura todavía le quedarán unos poco centímetros para rozar. Es amplio, muy amplio, y la posición de conducción es excelente.

Lo mismo sucede con el maletero de este coche. Nada menos que 563 litros. Si abates los asientos traseros del todo, la cosa se amplia hasta los 1.557. Volkswagen dice que rivaliza con la capacidad de los grandes SUV. Y tiene razón.

El maletero tiene una capacidad de 563 litros, ampliables aún más plegando los asientos. | Volkswagen

En motorizaciones va bien servido. Tendrá seis a elegir en total, aunque en un principio vienen las dos más potentes en cada combustible –240 caballos TDI y 280 TSI–, y la menos en diésel –150 caballos-. Precisamente– las dos más potentes van de fábula en carretera. Las otras también, pero lógicamente tienen otro carácter.

Otra cosa a destacar, además de una estética muy atractiva o un confort de marcha muy alto, es el equipamiento. La lista es muy larga, pero es de reseñar los sistemas proactivos, con base en el GPS para funcionar anticipadamente.

Es el caso de la función de luz dinámica, que detecta la curva y gira el faro antes de tomarla. Hay que llevar el GPS conectado, aunque no haga falta llevar una ruta o destino introducido. También está el ACC, o control de crucero adaptativo, que ha evolucionado hasta considerar la velocidad de la vía, desvíos, glorietas, curvas, etc., y que requiere tener el GPS activado. Además cuenta con la segunda generación del Emergency Assist, que ahora es capaz de guiar el coche hasta la derecha de la vía, si las circunstancias lo permiten, en caso de que el conductor no responda, y de frenar el coche. Antes avisa, claro.

La lista de gadgets y equipamiento es larga, como digo, pero cabría destacar también el Head-up Display, el cuadro Digital Cockpit configurable o el sistema de entretenimiento “Discover Pro” con pantalla de 9,2 pulgadas y control gestual. Lo dicho, una gran berlina. Más información, el próximo martes en la edición impresa de AUTOhebdo SPORT.