Novedad

- Rafael J. Cid

Nos subimos al Polo GTI que va a contracorriente

Olvidando el downsizing de moda, este Volkswagen ha crecido en cilindrada y potencia

La nueva generación del Polo ya está en la calle, y el último en llegar ha sido la versión más rabiosa: el GTI, que en dos semanas estará en los concesionarios.

Además de estrenar plataforma como el resto de sus hermanos de gama, que les hace ligeramente más grandes (4 metros casi exactos), el nuevo Polo GTI cambia el anterior motor 1.8 por el 2.0, ambos TSI sobrealimentados, con lo que se aparta de la tendencia general del mercado, protagonizada por el downsizing: motores cada vez más pequeños.

Así, ve incrementada la potencia de 192 hasta los 200 CV, y el par motor alcanza los 320 Nm a tan solo 1.500 rpm, un régimen cercano al ralentí. Así armado alcanza los 237 km/h, y resuelve el paso de cero a cien en 6,7 segundos. Mientras, su consumo medio ronda los 5,9 litros a los 100 km.

AUTOhebdo

Además, mientras la anterior generación se ofrecía únicamente con cambio DSG automático de doble embrague, ahora está disponible además en versión manual, aunque esta última tardará algo más en comercializarse, ya en 2018.

 

En marcha

En carretera, el Polo GTI comienza a destacar por su sonido en aceleración, trabajado y nítido. El elevado par motor garantiza muchos bajos y respuestas contundentes desde bajas vueltas, lo que lo hace fácil de exprimir.

Al llegar a las curvas, el Polo GTI disfruta de amortiguación de dureza variable, de dos posiciones, que ofrecen más confort cuando lo buscamos o un agarre superior en el modo más firme. Este último resulta deportivo pero equilibrado, sin radicalismos, y la diferencia entre ambas posiciones es moderada.

Volkswagen

En el vértice se muestra muy neutro, con escasa tendencia al sobreviraje, y al acelerar buscando la salida de las curvas el sistema XDS sustituye al autoblocante para buscar una mejora de la tracción que el conductor apenas percibe por su excelente calibración. Eso sí, no llega a ser tan eficaz como un autoblocante mecánico.

Estéticamente, el nuevo Polo GTI cuenta con diversos detalles que le identifican, como la parrilla frontal, con una línea roja horizontal que se cuela en el interior de los faros, salida de escape doble o llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro. Mientras, en el interior -muy vistoso y de los de mejor calidad de su categoría- la tapicería Clark nos trae recuerdos del primer Golf GTI, al que ya gana en tamaño con sus 4 metros de longitud.

En definitiva, el tacto del Polo GTI está tan solo un paso por detrás de los modelos más deportivos de la categoría, como los Corsa OPC o Renault Clio RS, y a cambio resulta más indicado para utilizar a diario, en particular con la amortiguación variable. Además, se posiciona como uno de los más cuidados y caros. Así, el precio es de 25.090 euros.