Salones

- Rafa J. Cid

Renault sueña con el GTI del futuro con el Zoe e-Sport eléctrico de 460 CV

La firma francesa demuestra su poderío tecnológico en el campo de la electricidad con este prototipo imposible de comercializar a día de hoy.

Renault, una de las firmas automovilísticas con mayor experiencia en modelos eléctricos, ha llevado al Salón del Automóvil de Ginebra un Zoe muy especial, el e-Sport, armado con dos motores eléctricos –uno en cada eje– que entregan la friolera de 460 CV. Así armado promete un paso de cero a cien en 3,2 segundos, un tiempo propio de superdeportivos, y adelanta lo que podrá ser el GTI del futuro.

La buena noticia es que los deportivos eléctricos contarán con aceleraciones iniciales brutales porque entregan todo su par nada más pisar el acelerador, lo que los hará apasionantes. Además, ayudarán a la sostenibilidad del planeta y conseguirán que dependamos menos del petróleo y de los que nos lo venden. Renault es de las firmas que mejor demuestran sus posibilidades reales con un buen número de ellos ya en su cartera de modelos de serie.

La mala noticia es que en lo deportivo, cuando se exprimen a fondo los eléctricos, su autonomía pasa de problemática a ridícula: como ejemplo, en la Fórmula E los pilotos deben cambiar de monoplaza a mitad de carrera debido a ello.

Además, los deportivos eléctricos de serie sufren graves problemas de calentamiento, de forma que es habitual que dejen de rendir por temperatura antes de estar descargados. Lo vivimos hace unos años al probar el Tesla Roadster, que aguantó solo unos pocos kilómetros a fondo. Y, a igualdad de prestaciones, los eléctricos siguen siendo mucho más caros que los modelos que emplean energías fósiles, y su peso es muy superior: el Zoe e-Sport pesa 1.400 kilos.

En definitiva, los eléctricos serán apasionantes por prestaciones y traerán un sinfín de ventajas. Eso sí, todavía no podemos confundir futuro con presente, como hacen muchos.