Novedad

Papá, mi teledirigido corre más que tu coche

Nissan crea un GT-R controlable mediante el mando de la Play Station, y lo pone a 210 km/h en Silverstone.

Nissan GB ha colaborado con Sony Interactive Entertainment Europe para crear el coche a control remoto definitivo para los jugadores de videojuegos: el Nissan GT-R /C.

Este prototipo único, que sirve para celebrar la presentación de Gran Turismo Sport, que saldrá a la venta en Europa el 18 de octubre y que marca el 20.º aniversario de la colaboración de Nissan en la franquicia Gran Turismo, ha sido modificado a conciencia para poder conducirlo mediante el mando DualShock 4 de PlayStation.

Tocar un botón o mover el joystick unos pocos milímetros basta para liberar todo el poder del GT-R. El vehículo a control remoto es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 315 km/h –sin limitación para este prototipo– sin que nadie se siente al volante.

El piloto de NISMO Jann Mardenborough ha exprimido el GT-R/C en el famoso circuito nacional de Silverstone. Jann ha controlado el GT-R/C desde la cabina de un helicóptero Robinson R44 Raven II, que ha recibido autorización especial para volar a baja altura.

Nissan

Mardenborough es uno de los ganadores de más éxito de la GT Academy, el revolucionario programa de Nissan para descubrir y desarrollar pilotos. Se contactó con Jann para ser el primer piloto del GT-R/C debido a su talento sin igual tanto en el juego Gran Turismo como en el deporte del motor de la vida real.

El GT-R/C ha sido diseñado en el Reino Unido por JLB Design, Ltd., usando como base un R35 V6 de 542 CV de 2011 con especificaciones de serie; el mismo año que Jann Mardenboroug ganó la GT Academy.

Durante la vuelta más rápida de Mardenborough (1:17:47), el GT-R/C consiguió una velocidad media de 122 km/h y alcanzó una velocidad máxima de 210 km/h.

El GT-R/C incorpora cuatro robots que controlan dirección, transmisión, frenos y  acelerador. Seis ordenadores instalados en el maletero actualizan los controles 100 veces por segundo. La posición de la dirección se mide hasta en una parte por cada 65.000. El mando DualShock 4 sin modificar se conecta a un micro-ordenador que interpreta las señales del joystick y de los botones, y las transmite a los sistemas integrados del GT-R/C. El control inalámbrico tiene un alcance de un kilómetro.

Para ayudar a Mardenborough a controlar la velocidad del vehículo en las curvas, se instaló un sensor Racelogic VBOX Motorsport, de modo que la información de la velocidad se transmitía a una pantalla LCD situada en la cabina del helicóptero.

El GT-R/C también cuenta con dos sistemas de seguridad independientes, que funcionan con frecuencias de radio diferentes, lo cual permite a dos operadores adicionales activar los frenos ABS y apagar el motor en caso de que el piloto principal pierda el control del vehículo.

¿Es este el teledirigido más brutal de todos los tiempos?

Nissan