Al volante

Kia Stinger, la berlina coreana de altos vuelos

Hemos probado la nueva berlina deportiva de Kia, cuya potencia llega hasta los 370 caballos y dispone de tracción trasera o integral.

Grata, muy grata sorpresa la que nos hemos llevado con nuestra toma de contacto con el Kia Stinger, una atractiva berlina de corte deportivo que va de cine en carretera, es cómoda y está bien hecha. Acierto pleno.

La coreana Kia es conocida porque muchos de sus modelos son SUV o monovolúmenes, pero también por sus compactos y otra clase de coches. Ahora incorpora en su gama otra variante, un clásico familiar con carrocería de tres volúmenes y un gran enfoque deportivo que desde la marca califican como Gran Turismo. Y es que, por su nivel de calidad y conducción, podemos compararlo con modelos de la competencia tales como un BMW M4, Volkswagen Arteon o un Audi A5 Sportback. Ahí es nada.

El Stinger mide 4,83 metros de longitud, lo que redunda en un espacio interior amplio y en el que se viaja bastante cómodo. El maletero sobrepasa ampliamente los 400 litros de capacidad, aunque la caída de la parte trasera, a modo de un falso coupé, limita ligeramente la altura de la cabeza al techo en las plazas traseras, pero aun así es cómodo.

El precio de partida es de 37.900 euros, y el tope está en los 54.150 euros. Aunque todos mueven con mucha soltura el coche por carretera y tienen una gran respuesta al acelerador, en cuanto a mecánicas se puede elegir entre el diésel de 2,2 litros y 200 caballos y los gasolina, uno de 2 litros y 256 caballos, y otro, el alto de gama, con seis cilindros, 3,3 litros y 370 caballos, que sin menoscabo de las prestaciones de los otros empuja decididamente y es el más completo en el aspecto deportivo.

Común a cualquiera de las versiones, e independientemente del acabado en cuanto a equipamiento se refiere, es el cambio automático con levas en el volante, que es por convertidor de par. No así el tipo de tracción, que puede ser trasera –de ahí mucho de su carácter deportivo en cuanto a conducción se refiere– o integral en función de la variante escogida. El Stinger más potente, por ejemplo, solo está disponible con tracción total. Esta variante también monta de serie llantas de 19 pulgadas y cuenta con tapicería de piel.

El comportamiento es, en todos los casos, intachable, y aporta gran confianza en carretera. Es muy divertido si quitas los controles, porque hasta con el diésel –que por otro lado es un tiro– puedes deslizar de atrás como un deportivo al uso. Resulta por eso un gran atleta de fondo para viajar con mucho confort y hacer kilómetros con la familia. Acompaña el nivel de calidad, en general muy alto, y el de equipamiento, no solo nutrido, sino de actualidad, con conexión para móviles, carga inalámbrica, ayudas a la conducción, controles de tracción y estabilidad, etc.

El Stinger llegará a nuestro mercado con cuatro niveles de equipamiento: Style, xTreme, GT Line y GT, este último asociada exclusivamente a la versión más potente. Desde el primer acabado ya dispone de tapicería de piel sintética, navegador, cámara de visión trasera, ayuda al aparcamiento posterior, programador de velocidad, climatizador bizona, asistente de mantenimiento de carril o reconocimiento de señales de tráfico. Incluso, la posibilidad de elegir electrónicamente los parámetros de ajuste de suspensión, rapidez en la respuesta del acelerador y el cambio, la dirección… Un buen familiar, pero sobre todo un excelente deportivo. Bravo por Kia. Si quieres más información, el próximo martes no te pierdas la toma de contacto en AUTOhebdo SPORT.