Al volante

Hyundai i30 N: efectivo al máximo

Tras probarlo en su día como prototipo, ya hemos conducido el Hyundai i30 N en su versión definitiva, que se pone a la venta en noviembre con dos niveles de potencia, 250 y 275 caballos. Es rápido, potente, efectivo y muy deportivo.

Superefectivo en carretera y en pista. Así nos ha parecido el Hyundai i30 N que la marca coreana pondrá a la venta en nuestro país en noviembre. ¡Cómo corre y cómo se tiene!

Todavía no hay precio comunicado para ninguna de las dos versiones que se van a comercializar, aunque en Gran Bretaña anuncian una cifra de partida en torno a los 28.400 euros. Las dos variantes comparten un motor idéntico de 2 litros T-GDI con sobrealimentación por turbocompresor. La diferencia principal es la electrónica, que proporciona 25 caballos más en el segundo de los casos. No solo la cilindrada y el motor es el mismo, también lo es la cifra de par de 353 Nm –378 con la función overboost–, de forma que las prestaciones entre ambos son muy similares, igual que la forma de entregar la potencia.

De hecho, la diferencia de prestaciones en la aceleración de 0 a 100 km/h es de solo 3 décimas a favor de la versión más potente de 275 caballos, que muestra más carácter solo si llevas la aguja del cuentas muy alto en todo momento, es decir, en conducción muy deportiva.

El i30 N 275 conlleva, además, el paquete Performance. Este incluye cosas tan interesantes como el autoblocante de deslizamiento limitado electrónicamente o E-LSD, válvula variable de sonido para el escape y suspensión de dureza variable, entre otras cosas. De ahí que se hace tan interesante y recomendable. De los dos botones que tiene en el volante, uno de ellos, el inferior de la izquierda, sirve para seleccionar los modos de conducción Eco, Normal y Sport, mientras que el de la derecha nos lleva rápidamente al modo N, el más deportivo posible, y al Custom, este exclusivo para el motor de 275 caballos con paquete Performance. A través de esa selección, similar a la que experimentas con el modo Individual de Audi o Volkswagen, por ejemplo, se puede endurecer la suspensión al máximo, poner la dirección más directa, hacer que el sonido el motor sea más deportivo y conseguir, en definitiva, una respuesta más racing. El coche va de cine tanto en circuito como en carretera. Es potente, corre mucho y se tiene una barbaridad en los virajes.

Si se opta por la versión de 250 caballos, cuyo rendimiento es prácticamente tan excelente como el de la de 275, la monta de neumáticos es de Michelin Pilot Sport 4 en 18 pulgadas, mientras que el más potente monta 19” y Pirelli P-Zero, en los dos casos con especificaciones propias para el i30 N.

El i30 N tiene cosas tan interesantes también con el sistema de Launch Control o el Rev Matching para igualar los pares de revoluciones entre motor y cambio y producir un efecto “punta-tacón”.

¿Quieres saber más? No te pierdas el número 1.647 de AUTOhebdo SPORT del próximo martes 3 de noviembre...