Comparativas

Audi S3 - BMW M140i - Volkswagen Golf R Pasión escondida

Hoy nos subimos a tres compactos que esconden mucho músculo, más de 300 CV, bajo trajes discretos y elegantes. ¿Cómo son sus temperamentos?

La categoría de los compactos está que arde. En ella, muchos fabricantes generalistas dan su do de pecho y desarrollan sus coches más poderosos, como Renault con su Mégane RS, Honda con el Civic Type R o Volkswagen con sus Golf GTI y R… y a su vez, aunque las firmas Premium poseen creaciones mucho más poderosas “en otras tallas”, no quieren ser segundones aquí y ofrecen también productos estrella que en los últimos tiempos han superado a los primeros en músculo, como por ejemplo Mercedes con su Clase A AMG.

Hoy hemos escogido tres de estos compactos para analizarlos: Audi S3, BMW M140i (sucesor del M135i) y Volkswagen Golf R, que acaba de recibir un restyling junto con el resto de la gama Golf. Como vamos a ver, todos ellos se quedan un pasito por detrás de las creaciones más radicales entre las citadas, de cara a hacer posible un uso diario, pero manteniendo un tacto deportivo jugoso. Vamos a ver cuál es el más interesante. 

 

Lobos con piel de cordero

Discretos. Los tres cuentan con detalles estéticos propios, pero su moderación es hasta excesiva, no anuncian todo su potencial. | Jorge Brichette

Los tres lo son. Aunque todos ellos cuentan con diferenciación estética frente a sus hermanos de gama para ganar identidad (que se aprecia en defensas específicas con mayores tomas de aire, rejillas tipo panal de abeja, escapes, llantas o parrillas frontales más llamativas, entre otros detalles), el resultado final es en los tres casos moderado: no quieren anunciar que son verdaderos purasangres de muy elevadas prestaciones y motores de más de 300 caballos. Quizá en este sentido el más modesto es el Golf R, que es incluso menos llamativo que su hermano pequeño, el GTI. En el caso de BMW y Audi, dado que ambos poseen en sus mismas gamas modelos superiores (los tienes en el recuadro adjunto), su imagen ha sido muy estudiada: a medio camino entre aquellos, aún más potentes, y sus inferiores “diésel”.

Por dentro, la calidad es muy elevada, el nivel de acabados y materiales es de lo mejorcito. En este sentido, cuesta decidir si es el BMW o el Audi el mejor rematado, el primero por su detallismo general y el segundo mediante detalles como aireadores espectaculares o una pantalla central escamoteable que envidian modelos superiores. En todo caso, ambos están ligeramente por encima del Golf, que contesta esta inferioridad con el precio más ajustado de los tres. En cuanto a la posición de conducción, la del M140i es la que nos lleva más cerca del suelo. Ya sabes que eso es mejor para pilotar, y peor para viajar.

 

Motores

El turbo parece haberse hecho imperativo en los motores modernos, y aún puedo recordar el momento histórico en el que comenzaron a introducirse en los coches de serie con modelos como los Renault 5 GT Turbo: eran brutales, toscos y, como decía Arturo de Andrés, uno de los mejores periodistas de motor de aquella época –y de la actual–, “utilizarlos para ganar potencia es mucho más fácil que cualquier otra solución mecánica”. Ahora, los turbos han perdido carácter y ganado suavidad, entran en funcionamiento mucho más ordenadamente, permiten estirar más el motor que antes y logran rebajar de manera importante el consumo cuando no vamos a fondo. 

Nuestros tres protagonistas cuentan con sobrealimentación, pero las diferencias entre los bloques VAG y el de BMW son patentes. Así, Golf R y Audi S3 comparten motor 2.0 de 4 cilindros en línea con 310 CV a 5.500 rpm y 400 Nm a 2.000 vueltas, archiprobado y brillante en todos los apartados, desde potencia en baja hasta capacidad de subir de vueltas, o incluso los consumos. Mientras, BMW, sin dejar de utilizar turbo, opta por un motor de 6 cilindros en línea que da más protagonismo a la cilindrada, 3 litros, y con ello logra todavía mejores bajos: 500 Nm a tan solo 1.500 rpm. A cambio, sus cifras de consumo son ligeramente superiores. 

La caja DSG sigue siendo perfecta para pilotar, y solo al aparcar se ve superada por los convertidores de par.

La caja ZF no parece de convertidor de par por su gran rapidez, pero sí por su suavidad.

La caja, DSG de 7 marchas.

Tampoco las soluciones escogidas por el Grupo Volkswagen y su rival de Múnich para las cajas de cambio son semejantes: mientras S3 y Golf R montan unidades de doble embrague y 7 marchas, BMW opta por el convertidor de par y las 8 relaciones de la caja ZF. 

 

En marcha

Dinámicamente, el M140i es un poco más agresivo y mucho más trepidante. | Jorge Brichette

El avance que garantizan los más de 300 CV de nuestros potros asegura aceleraciones fulgurantes, magníficas. Y ya desde los primeros metros notamos la mayor contundencia del bloque 3.0 del M140i, que con sus 30 caballos extra logra contrarrestar ya en los primeros metros la desventaja que supone carecer de tracción total: él es un propulsión trasera. No hay más que irse a su versión xDrive para comprobar que, cuando se le dota de las mismas armas, mejora la aceleración de los tres. Pero hoy le hemos llamado en su versión 4x2. 

Es impresionante lo fácil que se pilota el S3 por las carreteras secundarias. Su tacto deportivo es jugoso. | Jorge Brichette

Además, aunque los 2.0 de Audi y Volkswagen verdaderamente parecen atmosféricos al ser exprimidos, por la ausencia de patada clara o lo bien que se estiran, el caso es que el 3.0 de BMW aún se acerca más a este planteamiento, e incluso su retardo a las órdenes de nuestro pie derecho es menor, es de atmosférico. Particularmente al soltar gas, momento en el que se atreve a ser algo brusco.

El tacto del R es muy parejo al del S3: jugoso y equilibrado. | Jorge Brichette

La caja ZF se porta de maravilla y nos hace olvidar que emplea convertidor de par, ha sido utilizada incluso en el M235i de competición y su calidad hace a BMW pensar en dejar de hacer cajas de doble embrague. Pero estas resultan todavía más rápidas. Así que nos quedamos con las de sus rivales, que solo son inferiores a baja velocidad, al maniobrar, no al pilotar.

En las curvas, el reglaje de las amortiguaciones, en los tres casos, es muy parejo: firmes, jugosas, pero no romperriñones. El conductor disfruta de mucha agilidad y precisión, y al pulsar el botón Sport tenemos más juego para hacer al coche más o menos confortable en los tres casos. De nuevo, es BMW el que logra más diferencia entre ambos modos, y por ello consigue una suavidad pareja a la del más confortable, el S3, y mejor tacto deportivo. Mientras, el R se sitúa en un término medio. Pero las diferencias son mínimas, de matiz, y los tres son realmente ágiles y divertidos.

La tracción total de S3 y R les hace más fáciles de pilotar

Así que lo que de verdad va a hacernos escoger a uno u otro, más que su tacto deportivo, como digo muy parejo, es su comportamiento en la práctica: el M140i es un potro por domar, algo más ágil y potente, y los S3 y Golf R, dos de los deportivos más fáciles de llevar deprisa; y por ello en manos algo menos expertas resultan más eficaces. La zaga del BMW es un desafío constante, y si no la manejamos bien perderemos lo poquito que le saca el M140i a sus rivales en las curvas por agilidad y potencia. Y es que la tracción total casi anula tales ventajas ofreciendo una agilidad “sobre raíles”, sin sustos, fácil.

Por otra parte, ninguno de los tres opta por diferenciales autoblocantes. Una lástima, pues, si al M140i le sentaría de maravilla y potenciaría su capacidad de control cuando desliza, es decir, el disfrute más vicioso, a S3 y Golf R les convertiría en algo más cercano a un Subaru STi Premium.

Al ser 4x4, todas las ruedas tienen la misma medida.

Llantas de 18 pulgadas delante y 19” detrás.

El Golf R es de los pocos Volkswagen que puede desconectar las ayudas electrónicas.

En definitiva, por motor –de 6 cilindros, con más fuerza y precisión de atmosférico– y agilidad, el M140i es el modelo a escoger. Su precio, además, es intermedio. Mientras, sus rivales ofrecen más facilidad de pilotaje, mejores consumos y cajas de doble embrague con un tacto deportivo parejo. Y entre ellos, con tanta igualdad, el Golf R parece más interesante debido a que es más asequible, salvo que prefieras calidad Premium, superior en el S3. Si son casi iguales en reglajes, en cuanto a motor, caja o plataforma no tienen diferencias. 

Fichas comparativas entre: Audi A3 2.0 TFSI 310CV Quattro S-Tronic - BMW Serie 1 BMW Serie 1 5 Puertas M140i xDrive - Volkswagen Golf Volkswagen Golf R 2.0 TSI 228 kW (310 CV) DSG