cl-16-085-003-jpg

La francesa DS estrena el acabado Performance Line

Con apenas un par de años en el mercado, DS sigue expandiendo sus posibilidades. Primero fue crear un departamento de competición, DS Performance, que nació para desarrollar las tecnologías de electrificación en sus monoplazas de la Fórmula E, 100% eléctricos. Además, este mismo departamento se encarga del desarrollo de prototipos, como el E-Tense, que avanzan tendencias de futuros modelos de serie.

.
dsc_0279

Ahora, DS Performance Line se convierte en un nuevo acabado dentro de todas las gamas DS –DS 3, DS 4 y DS 5–, que se caracteriza por una diferenciación estética deportiva, uso de materiales refinados en el interior y un nutrido equipamiento de serie (que varía según gamas). Algo parecido a lo que ofrece Audi con su línea S, o Renault con los GT Line. Y todo ello realizado en colaboración con el departamento de competición y con la clara inspiración del DS 3 Performance, sustituto del inicial DS 3 Racing y que es, de largo, el deportivo más rabioso de la firma francesa.

cl-16-085-009-jpg

 

Desafortunadamente, por el momento, los DS Performance Line no incluirán evoluciones en la amortiguación o la potencia de los varios motores a los que puede ser asociados. La buena noticia es que el lujo en DS, su razón de ser y causa de la escisión de Citroën, es entendido con un toque deportivo, y por ello sus coches resultan, de serie, bastante más dinámicos que sus hermanos de la firma de los Chevrones.

.
cl-16-086-005-jpg

Así, en DS 3 están disponibles los PureTech de 110 y 130 CV junto con los BlueHDi 100 y 120. Su precio básico, 21.480 euros.

En cuanto a los DS 4, pueden asociarse a los PureTech 130 y THP 165 en gasolina, además de los  diésel 120 y 180, disponibles desde 27.180 euros.

Por último, los DS 5 Performance Line pueden escogerse en versiones THP 165 o Blue HDi 150 y 180, con un precio básico de 36.930 euros.

cl-16-086-001-jpgcl-16-085-jpg