Resistencia

La FIA tiene corazón, premió a Frédéric Sausset

El máximo organismo internacional concedió el Premio del Presidente al francés – cuádruple amputado – que logró completar las 24 Horas de Le Mans.

La historia de Frédéric Sausset es mucho más que un relato de superación. Este francés de 47 años fue uno de los grandes protagonistas de la última edición de las 24 Horas de Le Mans, ya que logró alcanzar la meta con su prototipo de LMP2 a pesar de no contar con ninguna de sus cuatro extremidades al completo.

Cuatro años antes de cumplir su sueño de disputar la carrera de resistencia más importante del mundo, Sausset, estuvo al borde de la muerte mientras disfrutaba de sus vacaciones en Las Landas (Francia). Un pequeño y, aparentemente, inofensivo rasguño en un dedo dio paso a una terrible infección bacteriana que provocó que entrase en coma y, posteriormente, los médicos tuviesen que amputar sus dos brazos y piernas por tal de controlar la septicemia necrosante que estaba acabando con su vida.

Esta decisión, fue la correcta para que este contratista de profesión pudiese vivir. Pese a la gravedad de la situación y el largo y complicado proceso de recuperación posterior, Sausset, soñador por naturaleza, se propuso que aquel desagradable incidente no le arrebataría la ilusión para disfrutar de aquello que le apasionaba. Así, durante ese periodo, se propuso cumplir el sueño de su vida, correr las 24 Horas de Le Mans.

Gracias a la tecnología, el avance en los sistemas de seguridad y con el beneplácito de la ACO (organizador de la carrera) y la FIA, el pasado 19 de junio Frédéric Sausset demostraba al mundo que con ilusión y determinación todo es posible, logrando completar la carrera de 24 horas formando equipo con Christophe Tinseau y Jean-Bernard Bouvet.

Gran gesto de la FIA reconociendo la gesta de Sausset

Esta impresionante historia de superación no pasó desapercibida para la FIA. El pasado viernes, Viena acogió la gala de premios anual del organismo rector del automovilismo mundial, en la que se dieron cita la flor y nata del mundo del motor. Entre estrellas como Nico Rosberg, Sébastien Ogier y Max Verstappen entre muchos otros, Frédéric Sausset también tuvo su merecida dosis de protagonismo.

El francés recibió de manos de Jean Todt el Premio del Presidente de la FIA. Un galardón de nueva cuña, de carácter especial, que reconocía la gesta del primer piloto cuádruple amputado en finalizar las 24 Horas de Le Mans y que sin duda es un ejemplo para todo el mundo.