Monoplazas

Di Grassi "roba" el título a Buemi

Sébastien Buemi y Lucas di Grassi llegaban a Montreal jugándose el campeonato, el tercero de una Fórmula E que está subiendo como la espuma y que fue a parar a manos del brasileño ante el infortunio del suizo.

La primera carrera en Canadá fue muy movida, con un montón de adelantamientos y alta tensión. El ganador fue el poleman Lucas Di Grassi, con una mínima diferencia con respecto a Jean-Eric Vergne, mientras que el líder del campeonato, Sébastien Buemi, obligado a empezar desde la duodécima posición debido a la sustitución de la batería, tuvo que remontar hasta la cuarta plaza final, encontrándose por el camino con un correoso Daniel Abt. En el peldaño más bajo del podio, por detrás de Vergne, se situó Stephane Sarrazin, completando un excelente resultado para el equipo Techeetah.

Para la segunda y última carrera de la temporada, Di Grassi y Buemi se jugaban el título, con franca ventaja para el brasileño que salía de una posición más avanzada que su rival, que lo hacía desde la 13ª plaza. De esta forma, si no pasaba nada extraño, Lucas ganaba si quedaba por delante de Sébastien, por lo que su táctica fue bastante conservadora.

Jean-Eric Vergne (Renault Z.E. 16) se imponía en esta última carrera, con un margen de menos de 1 segundo con Felix Rosenqvist (Mahindra), y algo más de 4 segundos con respecto a “Pechito” López (DS Virgin). Lucas di Grassi concluía esta manga en 7ª posición, más que suficiente para hacerse con el título ya que terminaba por delante de Sébastien Buemi, 11º.

El piloto suizo perdió un campeonato que tenía en su bolsillo, con muchas victorias a lo largo de la temporada y que llegaba a la última cita con 10 puntos sobre Di Grassi. Un golpe en entrenamientos y una penalización, en la primera carrera, y otro golpe en la segunda carrera, fueron demasiados inconvenientes para poder lograr el ansiado título para Buemi.