www.catawiki.es

Sale a la venta el Volvo 480 ES Coupé de los Reyes Juan Carlos I y Felipe VI

Se estima un precio de 21.000 euros, aunque a fecha de hoy la puja está en 6.000 euros.

La pasión que sienten por el mundo del automovilismo algunos miembros de la familia real española, sobre todo Don Juan Carlos y su hijo, es un hecho. Más allá de los coches oficiales, la Casa Real siempre ha tenido una interesante flota de vehículos para su uso y disfrute personal. Ahora, se abre la oportunidad de hacerse con uno de esos clásicos reales. Hasta el 27 de diciembre, Catawiki (www.catawiki.es), el portal de subastas online de artículos singulares líder en Europa, estará subastando el que fue uno de los primeros coches personales del rey Felipe VI. AQUI tienes la oferta de Catawiki.

Se trata de un Volvo 480 ES Cupé de color rojo y estuvo en manos de Don Felipe desde 1986 hasta 1988. Por aquel entonces, un joven príncipe Felipe de solo 20 años, se ponía a los mandos de este deportivo en el que se le vio en muchas ocasiones desplazándose por Mallorca. Fue su segundo coche personal, ya que el primero que tuvo fue un Seat Ibiza 1.5.

El Volvo 480 ES Cupé fue el primer modelo deportivo de la marca sueca en más de una década y el primero con tracción delantera. Estéticamente era un coche muy peculiar. Su longitud es de 4,26 metros y combina de forma sofisticada las líneas típicas de un coche deportivo con la caída del techo acristalada propia de los coches familiares de la época. Era un vehículo pensado para el público joven y de ahí, entre otras cosas, los característicos faros ‘pop-up’ en el frontal. Desde el punto de vista mecánico, su motor de 109 caballos le permitía ponerse de 0 a 100 km/h en solo 9,5 segundos y alcanzaba hasta los 190 km/h. Que éste fuera el coche elegido para el Príncipe de Asturias lo pondría de moda en determinados ambientes.

La afición de Don Felipe por los coches le venía desde muy pequeño, inculcada por su propio padre, cuando con solo seis años recibió su primer ‘kart’ rojo y más tarde un 600 ‘buggy’. El Volvo fue adquirido por el propio rey don Juan Carlos para dárselo a su hijo, aunque también se le pudo ver a él y a la reina doña Sofía haciendo uso del mismo en sus estancias veraniegas en la isla balear. En 1988 Casa Real decide vender el coche, pasando éste a manos de coleccionistas privados y ahora vuelve a surgir la oportunidad de pujar por él.

 

Outbrain